"Los buscadores", por Carlos Mateos ("Misterespeto")

carlos mateos misterespeto nos dedica unas linea a De Puesto en Puesto. todo un orgullo

"Los buscadores", por Carlos Mateos (@"Misterespeto")

"La búsqueda del gran producto. No del bueno, del correcto o del meramente satisfactorio. Del producto excepcional, del extraordinario, de ése que te hace levantar una ceja y preguntarte quién, cómo y dónde se ha recolectado. O pescado y seleccionado. O criado, alimentado y despiezado. Quién diablos puso toda su alma para cultivarlo, alimentarlo y elaborarlo. Quién gastó media vida en detalles tan absurdos para la mayoría como elegir lo mejor, en no escatimar en la calidad, ni ahorrarse tiempo, en abonar un precio justo que compensase las horas de esfuerzo y sacrificio que permiten dar ese pequeño gran salto que lleva de lo bueno a lo excelente.

Ésa es la gran búsqueda, amigos. La que nos arrastra a algunos en pos de los especiales, de los raros, de aquéllos que no se conforman con lo muy bueno. Los que quieren lo mejor, lo excepcional, lo fuera de lo común. No es, desde luego, un camino fácil. La gastronomía está llena de atajos y subterfugios que permiten llegar al final del camino de una manera más sencilla, con un producto estandarizado y sin sobresaltos ni sorpresas. Pero ésa es una falsa meta. Es el final de quienes no han conocido nada mejor o no comprenden que la excelencia sólo se puede alcanzar desde el compromiso y la paciencia, desde los errores e imperfecciones de la naturaleza y desde el trabajo artesanal. 

"Quién gastó media vida en (...) no escatimar en la calidad, ni ahorrarse tiempo, en abonar un precio justo que compensase las horas de esfuerzo y sacrificio que permiten dar ese pequeño gran salto que lleva de lo bueno a lo excelente"

Para que un producto verdaderamente extraordinario llegue a nuestras manos son necesarias muchas personas. Obviamente lo son quienes cultivan, recolectan, pescan, crían y producen esos alimentos. Pero, de la misma forma, son necesarios quienes los valoran, aprecian y pagan de manera justa y quienes tienen la suficiente generosidad como para ponerlos de cara al público y compartir el conocimiento de la verdad de la gastronomía. 

El mundo cambia. Los artesanos, los productores tradicionales, los maestros carniceros y charcuteros, los viejos y nuevos pescadores que miman sus piezas, los soñadores que salan el mar o escabechan su tierra, se han encontrado un mercado en el que los distribuidores les excluyen por cuestiones económicas y les alejan de una clientela que anhela un producto más allá del lineal de un supermercado.

Porque al final todo esto es una cadena: una serie de eslabones que necesitan de una unión fuerte para que el producto excepcional llegue hasta el cliente final. Para que el extraordinario trabajo de personas como los Rovira, de Alberto o Ignacio Navarro o de Albert Ferré, termine en nuestra despensa se necesita mucho más que buenas intenciones y tesón por ambas partes. Eso quizás quede bien en los folletos y en el storytelling de una agencia de comunicación pero, simple y llanamente, no funciona así. Hacen falta personas con determinación y amor al producto, capaces de seleccionar y colocar esos productos al alcance de unos clientes (ya sean profesionales o aficionados) que los valoren y estén dispuestos a pagar lo que valen. Una obviedad, probablemente. Pero, para muchos de nosotros, localizar y comprar algunos de estos productos ha sido prácticamente una quimera durante años.

"han puesto todo su empeño en acercar el producto puro, el que tiene su origen y arraigo en un territorio, el artesano y natural, a los consumidores que se mueven en el mundo digital."

Acceder al producto excepcional que estaba reservado a los hosteleros de altísimo nivel es un pequeño gran lujo que nos podemos permitir desde hace unos pocos años. Personas como Pablo Simón – nuestro buscador particular desde su proyecto De Puesto en Puesto – han puesto todo su empeño en acercar el producto puro, el que tiene su origen y arraigo en un territorio, el artesano y natural, a los consumidores (restauradores y aficionados) que se mueven en el mundo digital. Se trata de abrazar tradición y modernidad con respeto y de dotar de la tecnología suficiente al recolector, al pescador, al ganadero, al agricultor o al artesano para que puedan comercializar sus productos a un público global de una forma honesta y justa. Y en esa búsqueda permanente estamos."

Visitar De Puesto en Puesto

https://www.instagram.com/misterespeto/


Publicación más antigua